2007-02-22

arte arte y arte

como ahora vivo en londres, todo el mundo se piensa que me paso el día viendo exposiciones magníficas que cambian el curso de mi vida y me hacen replantearme cada noche, tumbada en mi cama con la luz apagada, cuál será el próximo milagro que la urbe me depara. nada más lejos de la verdad. cantidad y calidad empiezan las dos con ca, al igual que cateto, camisa y canario, y tienen tanto que ver entre sí como con todas estas otras palabras. y con eso no quiero decir que todo el mundo del arte en londres sea como para tirarlo a la basura; pero sí que recuerda un poco a los mercadillos de segunda mano de la ciudad: hay que rebuscar mucho para encontrar algo bueno, bonito y barato (la palabra "barato" en londres está prohibida por ofensiva-y por inexistente).

la verdad es que no puedo quejarme ahora mismo, porque hace dos semanas que no me paseo por la ciudad y miro lo que las galerías me ofrecen, así que no voy a criticar; no obstante, esa ausencia es la razón por la que me he animado a escribir esto ahora. hace un par de semanas estuve en santiago, en el cgac, y después en bilbao, en sala rekalde entre otras, y en donosti en el koldo mitxelena. las exposiciones que vi en estos sitios me mantuvieron despierta en la oscuridad bastante más tiempo que la mayoría de las que he visto en londres.

el cgac expone ahora mismo obras de bleda y rosa, yael bartana, xisco mensua, erick beltrán, francesc ruiz, jeanne faust y massimo bartolini (creo que no me dejo a nadie) en la expo rexistros e hábitos. gran exposición. el concepto curatorial es un poco ambiguo, tiende a la amplitud puesto que a veces las relaciones entre las obras no quedan tan claras como deberían; no obstante, la memoria está aquí para quedarse, valga el juego barato de significados. las formas en que registramos, almacenamos, relacionamos y cargamos de significado una memoria, comvirtiéndola a menudo en la imagen de lo que ella misma fue, representándola en su propia representación, es el fino hilo conductor de la exposición. la gran calidad de las obras supera ampliamente la del concepto, pero hace que la exposición tenga una fuerza de conjunto muy apreciable.

y hablando de memoria, viajamos hasta el koldo mitxelena de donosti donde tenemos la expo dokumentuak: etorkizuneko memoria (sólo hasta el 14 de marzo, así que os recomiendo que os deis prisa). parece que en galicia los archivos están de moda, pues esta exposición ha sido co-producida por el marco de vigo; no obstante, la muestra mira hacia delante, hacia la manera en que las obras creadas hoy en la práctica artística podrán, en algunos casos, pasar a formar esa memoria reimaginada y re-representada del futuro. lo más gracioso es que bleda y rosa están presentes en las dos exposicones con la misma serie, "orígenes", a pesar de que los temas no son exactamente los mismos. en koldo mitxelena la trama curatorial está más tejida, une más un extremo con el otro y crea una narratividad fragmentada entre los diferentes registros de documentación. las obras resaltan por sí mismas. me gustaron especialmente las de brian mckee y sebastián friedman. las series se imponían , ocupando cada artista una sala completa, pero a fin de cuentas, ¿acaso nuestra memoria no se forma por medio de la unión de diferentes elementos singulares?

todo esto para venir al punto en cuestión: venid a londres porque merece la pena desde muchos puntos de vista, viajar es bueno, abre la mente etc, pero no estéis tan seguros de encontrar mejores muestras artísticas que las que tenéis en casa, porque a veces os sorprenderíais de la calidad de las exposiciones que tenéis en la acera de al lado. hoy me siento muy pragmática, así que seré directa: a ver si vais a verlas, que me sentí muy sola en los dos museos. la gente que en paris va al louvre y a pompidou y en londres a la national gallery y a la tate no ha puesto en su vida los pies en el koldo mitxelena, el museo de san telmo, la sala rekalde o el cgac. a ver si cambiamos un poco las actitudes, que la comida no es lo único bueno en el país vasco y en galicia.

3 comentarios:

ana dijo...

ole!

Mario dijo...

Entón cando te volviches para casa en vez de sair con nós foi para estar esperta na escuridade? E eu pensando que traías sono.

Entonces cuando te volviste para casa en vez de salir con nosotros fue para pensar despierta en la oscuridade. Y yo pensando que venías con sueño.

begira... dijo...

es que soy una monja cartuja que sólo disfruta con el arte, jeje! la verdad es que en aquel momento sólo apreciaba la estética de la perfección del pliegue de las sábanas.